FSC-CCOO Postal | 22 junio 2024.

La CNMC sigue castigando a Correos

  • Recorta la financiación del Correo Público de 2011, 2012 y 2013 en casi 40 millones de euros

04/06/2024.
La CNMC sigue castigando a Correos

La CNMC sigue castigando a Correos

  • CCOO exige al Gobierno un cambio legal que ponga pie en pared a las actuaciones de este organismo “independiente”. 

La CNMC (Comisión Nacional de Mercados y Competencia) continúa atacando a Correos mostrando una persistente obsesión hacia el operador público español. En esta ocasión, este organismo ha reducido en 16 millones de euros (de 157 a 141 millones) el importe de la compensación que recibe Correos por el Servicio Postal Universal (SPU) en 2013 corrigiendo así los cálculos realizados por la empresa pública sobre la carga financiera injusta que conlleva su prestación.

Ya alcanzan los casi 40 millones de euros los recortes efectuados por la CNMC sobre las cantidades estimadas por Correos para compensar el coste de la prestación del SPU de los años 2011 a 2013 (12 millones menos en 2011, 11,5 millones en 2012 y, ahora, 16 millones en 2013). Y todavía le queda por revisar (y previsiblemente recortar) la financiación de los ejercicios 2014 a 2020. 

 

Una financiación que se produce por el coste neto y la carga financiera injusta que soporta Correos por prestar un servicio público que el sector privado no realiza por ser deficitario y que, sin falta de “ayuda” por parte de la CNMC, ya se ha visto reducida en los últimos años por los sucesivos gobiernos al 50% sobre la cantidad de 220 millones de euros anuales que CCOO, junto con UGT, estiman necesaria para garantizar un SPU de calidad, accesible y asequible.  

En el resto de los países de la Unión Europea también hay órganos supervisores de la competencia, como la CNMC, pero, en ningún caso, ponen continuas trabas al desarrollo de sus Correos en cada decisión que adoptan, lo que hace más inaceptable aún la actuación de esta en nuestro país.

Los pronunciamientos de la CNMC sobre Correos adolecen de un liberalismo económico inaceptable y de una falta de objetividad clamorosa y no responden a los intereses de la ciudadanía, de los servicios públicos y del Estado sino a intereses espurios e inconfesables de índole económica vestido de “independencia y profesionalidad” que dañan constantemente al Correo Público español.

Para CCOO, va siendo hora de que el Gobierno considere a Correos como un sector estratégico de país, lo incorpore a su agenda de prioridades, garantice su financiación para prestar servicios públicos como elemento de cohesión social y territorial y lo defienda contra los ataques continuos e injustificados de la CNMC. Y no estaría mal, para empezar, que considerase, si no la supresión -que CCOO apoyaría en su formato actual-, su reorientación legal para que este organismo “independiente” dirigiese sus actuaciones a los intereses generales del país y no a los de unos pocos.